20.5.13

Los homicidios

Nos asombraremos al constatar que el joven o adolescente que comete un homicidio presenta el  mismo perfil que el que comete un hurto, entra en un local cerrado en busca de diversión y aventura o se fuma un “peta” para no quedar de menos ante el grupo de colegas.

    Veremos también cómo el homicidio, en muy pocos casos, es el fin de la acción cometida por el joven, o mejor dicho es la consecuencia incontrolada e impensada de un joven que, sobrecogido por la situación, no es capaz de prever los efectos de sus actos.

    Las diferentes teorías que han tratado de explicar la fenomenología de la delincuencia han incidido en diferentes y, en ocasiones, opuestos elementos que tratan de verter mayor luz sobre este asunto.

    Así tenemos las espantosas teorías que han defendido que la delincuencia es el producto de un anomalía genética, haciendo recaer todo el peso del delito en la persona. Otras que, si bien niegan este aspecto genético, consideran que la delincuencia es una problemática exclusivamente individual. Es la respuesta personal y concreta del individuo ante los estímulos del ambiente.

     También en este caso, se hace recaer todo el peso de la acción sobre el individuo.

    Nosotros partimos de una concepción dinámica, interactiva y más completa en la que intervienen las circunstancias sociales que rodean al individuo, la predisposición individual a responder de forma inadecuada ante los estímulos del ambiente y una baja tolerancia a la frustración.

    La consumación de un delito juvenil tiene mayores probabilidades de realizarse cuando éste es gestado en el seno del grupo que cuando es planeado de forma aislada.

    El grupo da fuerza y confianza. La influencia de uno de los potenciales autores de la acción sobre los demás, inhibe la  posibilidad de reflexionar sobre las consecuencias del acto cometido. Aunque también es cierto que no siempre tiene que responder a esta dinámica. La conspiración de un delito puede surgir de forma espontánea como ocurre en ciertos casos de atracos o tirones. Son las circunstancias del ambiente junto a la casualidad la que, en ocasiones, concretizan y dan cuerpo al delito. 
   
    La dinámica del grupo gesta unos roles determinados de acuerdo la particular personalidad de cada uno y, las personalidades en ebullición, en principio, las menos llamativas dentro del grupo son potencialmente las más peligrosas: el sujeto más violento es precisamente el más miedoso.

    Unos y otros se ven arrastrados al delito. Superar la presión de grupo sólo le es posible a aquél que puede disponer, también fuera del grupo, de relaciones afectivas estables y sólidas.

    Los homicidios son variados y siempre responden a un proceso personal largo, a una historia personal conflictiva.

    En los homicidios por una motivación sexual cabe distinguir entre los homicidios sexuales de personas desconocidas y de aquellas personas con las que el autor mantenía una relación afectiva y/o amistosa con la víctima, en todo caso, una relación duradera aparentemente cordial. Lo mismo cabría decir de los homicidios de menores.

    En su casuística nos encontramos que el rol de la figura materna y la relación de insatisfacción con la madre, que juega un papel determinante (como es el caso de los homicidios sexuales de mujeres mayores o incluso de ancianas o el intento de encubrir el homicidio a través del robo, la apropiación de las joyas, dinero u otros objetos de valor para encubrir la auténtica motivación sexual).

    Los homicidios de menores responden a una carencia de sus autores de un intercambio sexual sano con sus iguales al carecer de ciertas habilidades sociales. El miedo al rechazo les hace buscar el disfrute sexual en niños. No hay, por tanto, intención de hacer daño. Sólo desean un contacto sexual sin riesgo a una negativa. Al homicidio se llega indirectamente, con el único objetivo de eliminar al testigo o incluso de borrar el hecho ante sí mismo, como si nunca hubiera ocurrido. Es entonces cuando hay una necesidad imperiosa de escapar, de acabar cuanto antes, de terminar con el miedo. Es lo que se conoce como una “fuga hacia adelante” (R. Lempp: “Delincuencia juvenil”. Ed. Herder, 1979).

    En los homicidios contra homosexuales intervienen dos variables: el instinto sexual y la agresión. La generalidad constata que la motivación reside en el rechazo de su propia homosexualidad que es percibida una vez se enfrenta con la víctima.

    Los delitos de sangre realizados en la figura del padre son un hecho percibido a lo largo de la Historia. Interviene en el proceso un conflicto de relación entre padre e hijo; el padre como representante de la autoridad, el hijo subordinado a él. Se establece una  competición por el afecto y las atenciones de la madre (complejo de Edipo).

    En los matricidios y los fratricidios se presentan una multiplicidad de factores que intervienen en su casuística que hace muy difícil el poder reducirlos todos a un denominador común. Lo que si se puede afirmar, sin ninguna duda, es que existe en todos ello una falta de proporcionalidad entre la causa y la reacción.

    En el homicidio por celos no tiene una revelaría especial entre los adolescentes; si bien existen algunos casos reconocidos como homicidios por una motivación de índole afectiva, no suele ser uno de los delitos más sobresalientes entre los jóvenes y adolescentes.
   
    El homicidio conocido como por aparentar es un intento de no perder puntos ante los colegas. No hay lógicamente una intencionalidad implícita de matar a nadie, solamente la retribución psicológica que una acción de estas características puede acarrearle a su autor en un ambiente donde prima la violencia.

    Los infanticidios cometidos no presentan un proceso y motivación diferente a la de otros delitos de sangre cometidos por adolescentes.

    Generalizando, se puede afirmar que la mayoría de estos adolescentes o jóvenes pertenecen a las capas más deprimidas y marginadas social, cultural y económicamente. Una gran parte pertenece a familias rotas con un largo proceso de conflicto intrafamiliar.

    Suelen ser los hermanos medianos de estas familias, casi siempre numerosas. Lo que este posicionamiento, dentro del núcleo familiar, representa los condiciona sobremanera. Tienen una mayor capacidad de imposición y presentan con frecuencia mayores dificultades sociales. La condición de crecer junto  a sus hermanos puede favorecer la capacidad de adaptación pero también la irascibilidad y la tendencia a la impetuosidad de sus acciones. Se dejan llevar por los impulsos y la situación momentánea reaccionando de forma irreflexiva, dejándose dominar por la situación. Afectivamente son inmaduros y compiten toda la vida por el afecto, dado que la afectividad, cuando la hay, tiene que ser repartida entre todos los hermanos. No toleran bien las frustraciones ni las vivencias ni el entorno les ha enseñado a ello.

    Son jóvenes que han vivenciado sentimientos de desilusión y fracaso con algunas instituciones como la escuela o el trabajo, siendo los protagonistas del fracaso escolar, el absentismo escolar , el abandono precoz de la escuela o la expulsión. Esta vivencia negativa se suma a una falta de preparación profesional y a las grandes tasas de desempleo y a los pocos trabajos sumergidos a los que pueden acceder haciendo horarios penosos y cobrando una miseria.

    Además estos chicos suelen tener antecedentes penales por cometimiento de delitos contra la propiedad, acciones sin importancia cometidas en el seno del grupo.

    Son en definitiva, como decíamos al principio de este apartado, toda esa gran masa de jóvenes amenazados por el entorno social (minusválidos sociales). Son los mismos que realizan pequeños e inofensivos hurtos en las tiendas del barrio o en grandes almacenes. Son, en definitiva, esa mayoría de  jóvenes o adolescentes que han tenido conflictos con la ley.

    Es la gran carga emocional de las situaciones junto a la casualidad la que adquiere relevancia en la explicación de la acción: estos chicos actúan sobre la base de un problema que saben que no pueden dominar.
    

imagen curso educador de calle





 


imagen curso alcoholismo
imagen curso drogodependencias y alcoholismo

imagen cursos menores en riesgo


iamgen cursos educador hospitalario

imagen cursos inteligencia emocional

imagen cursos marginacion social

imagen cursos violencia escolar

imagen cursos monitores de juegos

imagen cursos discapacidad intelectual 

imagen cursos animacion fisica tercera edad

imagen cursos intervencion con desfavorecidos


imagen cursos educador en medio abierto

imagen cursos educadores familiares

imagen cursos ludotecas

imagen cursos educadores de calle

imagen cursos educacion familiar

imagen cursos experto en ludotecas

imagen cursos violencia juvenil

imagen cursos familias en riesgo de exclusion social

iamgen cursos violencia de genero

imagen cursos prevencion de drogodependencias

imagen cursos sexualidad para educadores

imagen cursos monitores de ludotecas

cursos animadores de personas mayores


cursos psicologia para educadores

imagen cursos orientador laboral

cursos mediacion intercultural


imagen cursos integradores, animadores, trabajadores sociales

imagen cursos a distancia para educadores
Siguenos en: Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger

8.5.13

Dinamica de Grupos. Roles

imagen cursos dinamica de grupos
Dinamica de Grupos. Clasificación de los roles de los miembros de un grupo:

A) Roles para la tarea de un grupo: Tiene como propósito el facilitar y coordinar los esfuerzos del grupo relacionados con la selección y definición de un problema común y con la solución de éste. 
imagen dinamica de grupos
Quedan incluidos todos los roles cuyas funciones están relacionadas con las metas del grupo.
Cada miembro puede desempeñar más de un rol, algunos roles son:

- El indicador-contribuyente: Es quien sugiere o propone al grupo nuevas ideas o una forma diferente de ver el objetivo o el problema de grupo.
- El inquiridor de información: Es la persona que pregunta para aclarar las sugerencias hechas, para obtener información y hechos pertinentes al problema que se discute.
- El inquiridor de opiniones: Es quien elabora preguntas para poder aclarar los valores de lo que el grupo está realizando.
- El informante: Ofrece hechos o generalizaciones.
- El opinante: Expresa oportunamente su opinión relativa a una sugerencia.
- El elaborador: Explica las sugerencias en términos de ejemplos.
- El coordinador: Muestra una relación entre las diferentes ideas.
- El orientador: Define la posición del grupo con respecto a sus objetivos.

B) Roles de constitución y mantenimiento del grupo: Su objetivo es alterar o mantener la forma de trabajo del grupo, fortalecer, regular y perpetuar al grupo en tanto que es grupo. Se incluyen todos aquellos que estimulan las relaciones humanas dentro del grupo con vistas a mantener su consistencia. Algunos roles son:

- El estimulador: Elogia, esta de acuerdo y acepta la contribución de los otros, expresa aceptación de otros puntos de vista.
- El conciliador: Intenta conciliar desacuerdos.
- El guardagujas: Intenta mantener abiertos los canales de comunicación, estimulando la participación de los otros.
- El legislador: Expresa normas e intenta aplicarlas en el funcionamiento del proceso del grupo.
- El observador de grupo comentarista: Lleva registro de diferentes aspectos del grupo.
- El seguidor: Sigue el movimiento del grupo.

C) Roles individuales: Su propósito es algún objetivo individual que no es relevante ni a la tarea del grupo ni al funcionamiento del grupo como tal. Se refiere mas bien a las formas de comportamiento que reflejan las motivaciones propias de un miembro del grupo. Dificultaría el buen funcionamiento del grupo ya que provienen de necesidades personales de quien lo desempeña. Algunos roles son:

- El agresor: Puede operar atacando al grupo, burlándose
- El obstructor: Tiende a ser negativo y/o terco.
- El buscador de reconocimiento: Se exhibe para llamar la atención.
- El denominador: Trata de hacer sentir su autoridad manipulando al grupo a un miembro.
- El buscador de ayuda: Intenta despertar simpatía de otros miembros hacía él.

Dentro de un grupo uno de los roles más importantes es el rol de líder, ya que como su definición lo dice es la persona que es capaz de guiar al grupo hacia sus metas. Además comprende con rapidez y perfección lo que la situación exige del grupo al que pertenece y sabe convencer a los demás para que se entreguen a realizar su parte.

Yves Saint-Arnaud en  1981 identificó 3 tipos de roles que todo grupo debería tener: Experto, el de autoridad y el de animador:

- Un miembro adopta el papel de experto y puede ser aceptado como tal o no. Cuando el grupo reconoce esta condición de experto puede a su vez utilizarlo, así, el miembro que ocupa este rol de experto aportará sus recursos con mayor libertad. El mismo grupo puede también limitar el poder del experto aceptándolo sólo en determinados tiempos y condiciones quedando el resto del tiempo como un miembro más del grupo
- El rol de autoridad puede venir dado por el mismo grupo, bien como representante, portavoz, director... En el caso de que un miembro ejerza el rol de autoridad como representación, es el grupo quien posee la autoridad delegándola en su representante.
En ambos casos, experto y autoridad, es necesario exigir determinadas competencias a los miembros que ejercen tales roles.
- Existe un tercer rol. Se trata del rol de animador del grupo. Éste es un miembro que puede ser muy útil en el nacimiento del grupo, dotándolo de cierta cohesión, ayudándole a organizarse y, sobre todo, en ciertas situaciones difíciles por las que pueda atravesar el grupo (por ejemplo cuando las relaciones entre las personas del grupo pueden resultar tensas).

Existen una serie de roles en el grupo que van surgiendo en función de las características personales, motivaciones, experiencias, etc. de los miembros del grupo en relación con los contenidos, métodos y metas del grupo en sí mismo. 



 


imagen Curso Animador en Dinamica de Grupos

Duración: 200 horas.





  Tambien para Latinoamerica

 




ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE





Apartado 3049 -36205 VIGO - España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03


Siguenos en: Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger 



Quizás también le interese

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...