19.9.13

Educador Familiar. Interacciones familiares

El mundo de las interacciones familiares

El análisis de la forma en que los padres promueven el desarrollo de sus hijos ha tomado una nueva dirección, hoy en día se centra en el estudio de los procesos de interacción a través de los cuales se lleva a cabo la trasferencia de capacidades, conocimientos y estrategias de aquellos que ya los poseen (los padres) hacia a aquellos que están en proceso de adquirirlos (hijos/as).

imagen educador familiar

imagen educador familiar

El proceso de traspase y mediación cultural, se encuentra según Vygotski, en las interacciones educativas padres-hijos que se promueven en el escenario familiar. El ambiente familiar es de gran importancia porque en él se producen muchas situaciones de interacción educativa, a través de las cuales la familia (principalmente los padres) va proporcionando anclajes al desarrollo infantil y adolescente, y dando contenido a su evolución.

Un ejemplo claro de interacción educativa (fundamental para la Educación Familiar) es cuando un niñ@ realiza una tarea que no es capaz de desarrollar por sí solo, entonces necesita que un adulto le ayude; éste se hace cargo de la dirección de la interacción, la «estructura», la negocia con el niñ@, etc.

Cuando hay comunicación e interacción entre todos y cada uno de los miembros de la familia, se puede decir que esa familia tiene como principio vertebrador la estimulación de la comunicación y de la interacción. La familia juega un papel extraordinariamente importante en la conformación de las características psicológicas de los hijos, tanto en lo que se refiere a la personalidad como en lo relativo a la inteligencia.

El tipo de comunicación y de interacción que se establece en el ambiente familiar son contenidos propios de la Educación Familiar, es decir, sin su conocimiento y su utilización la familia estaría muy limitada en sus funciones. Y es que, en muchas ocasiones, los padres no son siempre conscientes de su labor; de ahí que haya que afianzar la importancia de estos contenidos es nuestra labor, sobre todo porque ellos normalmente creen que cuando están jugando, charlando o discutiendo (contenidos que pasan a un segundo plano) no existe una verdadera conciencia de hallarse en una situación de enseñanza/aprendizaje.

El reconocimiento, por parte de los padres, de la importancia de estas interacciones educativas cotidianas permitirá relanzar la confianza perdida en cuanto a sus capacidades y posibilidades como educadores eficaces y valiosos para sus hijos. Las primeras etapas del crecimiento son muy propicias para que los padres afiancen su función parental, ya que los niños no podrán hacer por sí solos actividades que son nuevas para ellos; y es aquí donde prolifera la interacción padres-hijos, que aportará el apoyo y el sostén de sus progenitores. Vigotski a este proceso lo denominó «zona de desarrollo próximo».

Otro aspecto que han de valorar los padres es que la interacción requiere la previa existencia y selección de contenidos, así como de momentos idóneos para realizarla. Esta selección se relaciona estrechamente con el concepto de sensibilidad parental, entendida como la tendencia a estimular de manera adecuada las necesidades y posibilidades que en cada momento el niñ@ presenta (Lamb y Easterbrooks, 1981; Skinner, 1986). Esa sensibilidad se relaciona también con la toma de decisiones, respecto a cuándo y cómo reiterar la información, porque el aprendizaje de los niños tiene que basarse en la redundancia, al menos al principio.

La negociación es un elemento fundamental en la comunicación y la interacción. Para conseguir que un niño o una niña avance en competencia cognitiva en una situación o tarea determinada, se ha de empezar por negociar con él o ella un modo común de contemplarla, un estado de intersubjetividad que les permita comunicarse (Wertsch, 1984; Rommetveit, 1985; Rodrigo, 1993a, b). Para poder comunicarse, han de conseguir «mirarla» de un modo parecido, compartir una definición de situación. Esta definición común sólo se alcanzará mediante un proceso de negociación, de acercamiento, en el que el adulto necesariamente efectuará un mayor esfuerzo de acomodación, porque será él quien tenga «conciencia para dos», como decía Bruner (1981). Con la negociación se crea el marco para que la interacción sea eficaz.


Los padres deben conceder a los procesos de interacción la importancia que se merecen, ya que por medio de ellos pueden estimular a los niños y niñas hacia una serie exigencias que les impulsen ir más allá de su competencia; siempre y cuando, también, los padres les ofrezcan su apoyo en aquellas actividades que les resultan inaccesibles. Esta ayuda o andamiaje (Wood, Bruner y Ross, 1976) de seguro gratificará a los padres en su tarea de enseñanza-aprendizaje, pues verán a sus hijos progresar en sus actividades (en las que ellos toman parte, manteniendo la iniciativa y el control de las mismas). El desandamiado implica la cesión progresiva de la responsabilidad de la interacción, lo que supone ampliar los grados de libertad de la actuación del aprendiz, permitir que sea él quien lleve la iniciativa y abreviar la información que se le aporta, al tiempo que hacer más compleja la demanda.

Este proceso de ajuste entre andamiaje y desandamiado se rige por la regla de contingencia (Wood, 1980, y otros) que hace referencia a que el nivel de intervención del adulto es inversamente proporcional a la competencia demostrada por el aprendiz.

En su tarea educativa, los padres, han de alentar a sus hijos a «distanciarse» del entorno inmediato que les rodea. La presencia cercana y apoyo de los padres se ha de sustituir por el distanciamiento en las interacciones. Tan sólo de esta forma, los hijos podrán separarse psicológicamente de ellos.

Las interacciones padres-hijos influyen en la adquisición del lenguaje de manera crucial, por ello su estimulación a través de las interacciones se considera hoy en día de vital importancia para el desarrollo psicosocial del ser humano.

Los padres deben reafirmar el poder estimulador que el lenguaje tiene en un entorno familiar donde se usa mucho, de manera diversa y rica, en diferentes contextos de interacción, con sensibilidad a los intereses y capacidades del niñ@, con técnicas que hacen un uso frecuente de las preguntas, que dejan tiempo para responder, etc. Una de las funciones más relevantes del leguaje es su función autorreguladora: regular y planificar las actuaciones antes de ejecutarlas. Esta función se adquiere en el contexto de las interacciones sociales, y muy especialmente, en el contexto de las interacciones familiares (Freund, 1990).
   
En las interacciones padres-hijos, podremos observar cómo se manejan aspectos afectivos y motivacionales y el estilo de socialización utilizado por los padres en su relación con los hijos. Los procesos de interacción son una excelente fuente de información sobre la familia. Aquellos padres que tienen buenas relaciones emocionales con sus hijos se implican más con ellos, están más disponibles y les hacen atractivas las tareas. De estas relaciones positivas, los niños derivan una mayor competencia social que les servirá para tener mayor seguridad en sí mismos y en las relaciones con los demás, para atreverse a pedir ayuda cuando lo necesiten, etc. El caso contrario serían padres anafectivos y con escasa interacción, y los resultados derivarán en hijos con dificultades de integración social, escolar, alta probabilidad de conductas antisociales o de riesgo, etc.

Como acabamos de indicar existen diferencias muy importantes entre unas familias y otras dependiendo de la forma en que interactúen con sus hijos.

Analizaremos algunas de las variables familiares más importantes que han demostrado estar asociadas a esas diferencias (Rodrigo, M.J y Palacios, J., 1998):

A) Determinantes culturales: que promueven la realización de unas actividades y no de otras; que fomentan unos tipos de interacción y no otros, en coherencia con las exigencias y estilos de vida que son propios de cada cultura. La cultura ejerce una presión homogeneizadora sobre las diferentes familias que a ella pertenecen. En el interior de cada cultura existe, a su vez, cierto grado de variabilidad intracultural que estará marcado, en mayor o menor medida, por las variables que indicaremos a continuación.

B) Nivel educativo de los padres: el nivel de estudios juega un gran papel en la determinación de los estilos interactivos.

C) Intimamente ligadas al nivel educativo de los padres y madres se encuentran sus ideas con respecto al desarrollo y la educación, analizadas anteriormente. Aquellos padres (modernos) que consideran importante el desarrollo y educación de sus hijos, se caracterizan por ofrecer formas de relación e interacción ricas y estimulantes, que se ajustan a la situación interactiva y al nivel de desarrollo de cada niñ@. Los padres que se sitúan en el otro extremo (normalmente los tradicionales) se caracterizan por prácticas educativas monótonas y poco estimulantes, y que no siempre sintonizan adecuadamente con las necesidades o capacidades de cada niñ@.

D) Que sea el padre o la madre uno de los sujetos de la interacción introduce cierta diferenciación. Quien tenga menor contacto con sus hijos (normalmente el padre) interactuará con sus hijos en función de las características de la tarea más que en función de las características del niño/a (debido a que pasa menos tiempo con él/ella las interacciones se ven influenciadas). En cuanto a la afectividad, o el apoyo que prestan a sus hijo/as, no se observan diferencias entre ambos. Podríamos destacar, eso sí, que los padres, en comparación con las madres, parecen respetar menos las intervenciones de sus hijos, sus focos de atención o sus intereses; siendo también son más estrictos y explícitos en las respuestas a sus errores (Power, 1985; Pellegrini, Brody y Stoneman, 1987; Rodríguez y Palacios, 1998).

Una vez aportadas las ideas más relevantes acerca de la comunicación y de la interacción familiar, que consideramos ha de poseer el/la Educador/a Familiar para llevar a cabo su función, ofrecemos a continuación algunas ideas de cómo utilizar estos conocimientos en su práctica diaria (siguiendo a Rodrigo, M.J. y Palacios, J., 1998).

En primer lugar debemos tener claro que no existen recetas maravillosas que resuelvan milagrosamente las dificultades que atraviesa la intervención o la familia. Esta es una idea que hay que transmitir a los padres cuando nos sugieran que le resolvamos el problema. Lo importante es devolver el mensaje, indicándoles que la solución está en ellos, y que nosotros podemos servir de guías para que puedan hallar la respuesta. Explicarles que no es un proceso simple sino que se requiere todo un conjunto de actuaciones mantenidas durante mucho tiempo.

Con respecto a la comunicación y a las interacciones que se establezcan, es muy importante el tiempo que se dedica, medido en términos de calidad más que de cantidad. Ambos procesos para que sean estimulantes deben adecuarse a las características de cada miembro a los que se dirige, con especial atención si son niños pequeños. Este ajuste debe llevar implícito una actitud de respeto y consideración por las características concretas.

Fundamental será para que la comunicación y las interacciones sean eficaces, sanas y estimulantes, ver cuál es el sentimiento de competencia de los padres. Si se perciben a sí mismos como incapaces, desconocedores, no preparados, etc., es probable que estén autolimitando su capacidad de influencia (Coleman y Karraker, 1998). No traslademos a los padres el concepto de que educar y estimular a los hijos es una tarea muy complicada, sólo al alcance de los expertos. De esa forma no minaremos su potencial como fuentes de estimulación de sus hijos. Hay que hacerles ver que muchas de las cosas concretas que hacen tienen gran valor para el desarrollo de sus hijos.

Cuando se realice esa función de estímulo, se hará a través de pautas concretas de actuación y no por medio de principios abstractos que ellos difícilmente comprenderán. Explicarles cómo lo pueden hacer es más efectivo que sermonearles sobre la importancia de la comunicación para estimular el desarrollo cognitivo de sus hijos. El ejemplo y la reflexión son dos herramientas de trabajo de un valor indiscutible, porque ayuda a comprender más fácilmente el mensaje y permite analizar cuál es la situación previa y cómo se puede mejorar.





Imagen
CURSO a distancia toda España y Latinoamerica: EDUCADOR/A FAMILIAR
Duración: 300 horas.


¡¡Oferta hasta nuevo aviso)!!

Diploma acreditativo.
MATRICULA ABIERTA TODO EL AÑO.
DIPLOMA acreditativo, con nº de horas, contenidos desglosados y calificacion
DESTINATARIOS:
Trabajador Social, Pedagogo Social, Educador Familiar, Profesorado, Formador de Formadores, Técnico en Integración Social, Educador Social, Terapeuta, Orientador Educativo,  Sociologo,  Psicopedagogo,...



FICHA DE MATRICULA para cualquier curso

Solicitar mas informacion



Imagen
Curso a distancia: EDUCADOR/A FAMILIAR: Intervencion con familias en riesgo de exclusion social
Duración: 700 horas. Diploma acreditativo.
MATRICULA ABIERTA TODO EL AÑO.
DIPLOMA acreditativo, con nº de horas, contenidos desglosados y calificacion
¡¡Ofertas y Descuentos!!

El curso está dividido en tres módulos:
  
Módulo 1: Educador/a Familiar:
Duración: 300 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.


¡¡Oferta hasta nuevo aviso)!!

 
Módulo 2: Prevención de malos tratos y violencia de genero Duración: 200 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.


¡¡Oferta hasta nuevo aviso)!!

 
Módulo 3: Marginación e Inadaptación Social
Duración: 200 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.


¡¡Oferta hasta nuevo aviso)!!


Los alumnos que estén realizando o hayan realizado el curso de Educador Familiar (300 h.),  solamente deben realizar el Módulo 2 y 3. El alumno puede matricularse en los tres módulos a la vez o de uno en uno.


FICHA DE MATRICULA para cualquier curso

Solicitar mas informacion




Imagen CURSO a distancia toda España y Latinoamerica: EXPERTO EN EDUCACION FAMILIAR
Duración: 1100 horas.
Titulo propio

Diploma acreditativo.
MATRICULA ABIERTA TODO EL AÑO.
DIPLOMA acreditativo, con nº de horas, contenidos y calificacion
¡¡Ofertas y Descuentos!!

DESTINATARIOS:
Trabajador Social, Pedagogo Social, Educador Familiar, Profesorado, Formador de Formadores, Técnico en Integración Social, Educador Social, Terapeuta, Orientador Educativo,  Sociologo,  Psicopedagogo,...


Los alumnos que realicen el Curso de EDUCADOR FAMILIAR más 4 a elegir entre: Animador de Personas Mayores, Psicologia para educadores, Mediador Social en prevencion del alcoholismo, Mediador Social en prevencion de drogodependencias, Mediador Social en prevencion de malos tratos y violencia de genero y Mediador en marginacion e inadaptacion social obtendrán, además del Diploma de cada Curso, el título propio de EXPERTO/A EN EDUCACIÓN FAMILIAR.

No es necesario matricularse en todos los cursos a la vez. Puedes hacerlo de uno en uno, a tu propio ritmo.

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso

Solicitar mas informacion









ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as


formacionadistancia@yahoo.es

http://animacion.synthasite.com
 

Apartado 3049 -36205 VIGO - España

Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03


Siguenos en: Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger

Mediador Intercultural

EL CONTACTO CON LOS INMIGRANTES

Debemos tener claro que para todo el mundo no el igual de fácil el contactar con diferentes grupos de personas. Hay personas que demuestran tener mayor grado de seguridad que otras a la hora de interrelacionarse con los demás. Esto puede ser debido a las raices de nuestras propias experiencias vividas. Por ejemplo, si somos aceptados y respetados ganamos en seguridad. Aprendemos a través de lo que hemos vivido e interiorizado a  saber conducir esos encuentros con los demás.


cursos mediacion intercultural
Cuando nos referimos concretamente al contacto con inmigrantes en ocasiones puede resultar complicado. Establecer una comunicación satisfactoria con personas angustiadas es una experiencia difícil. Como hemos podido observar, muchos inmigrantes sobre todo si son refugiados o solicitantes de asilo, tienen mucho temor de cualquier representante de la autoridad, a causa de sus experiencias pasadas. Pueden ser suspicaces, mostrarse angustiados, agresivos o deprimidos. 

Es nuestra responsabilidad como educadores lograr una atmósfera tranquilizadora, aún en aquellos días en los que no nos sentimos muy bien, independientemente de cuál sea la función que tengamos como personas que trabajamos con inmigrantes. Esa es la única forma de establecer contacto y una relación de confianza con los inmigrantes.

Cuando vemos a un inmigrante y sobre todo cuando es un refugiado, podemos sentir una sensación de pánico, porque nos sentimos fuera de nuestro lugar. Podemos tener muchos menos años que él y pensar que sabemos mucho menos de la vida y del mundo que ellos. A medida que pasa el tiempo, nos  damos cuenta de que no hay trucos por aprender, y que debemos eliminar todo tipo de prejuicios que podamos tener. Simplemente tenemos que habituarnos a tener calma y ser flexibles, tan flexibles como sea posible, y a tratar de ver a la persona en sí misma.

Cada inmigrante es diferente y necesita una atención individual. Es esencial para los profesionales comunicarles la información de una forma que les ayude y les haga sentir la seguridad de que están siendo comprendidos.

EL EDUCADOR Y SU TRABAJO CON INMIGRANTES

Si mejorar la realidad de la inmigración en España se vincula a aumentar el grado de integración del conjunto social, para conseguir este objetivo no es suficiente el trabajo aislado con las personas inmigrantes, sino que la iniciativa social, pública y/o privada, tiene un importante papel que cumplir.

El trabajo de «mediación» tiene su ámbito entre las asociaciones de inmigrantes y el conjunto social, entre otras asociaciones de solidaridad y las personas inmigrantes, entre todos ellos y la Administración Pública o las entidades privadas, y su función es facilitar, potenciar y rentabilizar recursos de todo tipo: información, comunicación, recursos técnicos, económicos, etc.

Esta tarea sería propia de personas (autóctonas o inmigrantes) cuyo conocimiento de la realidad, su formación y su capacidad de trabajo sirva para potenciar la participación en una sociedad multicultural. Por ello es importante analizar cuál debe ser su «perfil ideal» fundamentado en tres aspectos:

-    Las actitudes que debe mantener.
-    La formación de la que debe dotarse.
-    La coordinación con otros agentes sociales.

CARACTERÍSTICAS DEL PERFIL DE LOS EDUCADORES CON POBLACIÓN INMIGRANTE 
Características personales (las actitudes)
   
Como en cualquier trabajo social, las actitudes de los educadores con población inmigrante son condicionantes para la acción que pretenden. Cada una de estas personas tiene un bagaje individual que contextualiza sus propias expectativas al trabajar con población inmigrante. Es por eso por lo que tiene que contar con unas actitudes específicas sin las cuales no podría desarrollar su trabajo de manera adecuada.

Por ejemplo, sería muy difícil que una persona con una actitud racista pudiese trabajar en el ámbito al que nos referimos, pero no menos malo sería una persona que estuviese en el otro extremo, es decir que presentase una actitud paternalista hacia los usuarios del servicio.

Por tanto, el educador debería contar con unas actitudes básicas a la hora de afrontar su trabajo, tales como:

- Sensibilidad ante la diversidad cultural: poseer esta actitud se traduce en demostrar sensibilidad y respecto ante las manifestaciones culturales del otro, al menos, en la misma medida en que lo exigimos de las nuestras. Respeto a la intimidad étnica, a sus formas de comunicarse, a su derecho al silencio o a la prudencia para compartir sus experiencias, su vida, sus aspectos culturales, respeto a las diferentes percepciones de los espacios y los tiempos, que son factores fundamentales que caracterizan las culturas y que por tanto son diversas, etc.

- Talante democrático y tolerante: esta actitud se traduce en lo siguiente:

-    Mantener una actitud abierta hacia el otro.
-    Contrastar y cuestionar permanentemente los propios esquemas.
-    Ponerse en el lugar del otro, lo que nos permitirá reconocer al otro como una persona muy semejante (dinámica).
-    Que permita la expresión de la diversidad cultural.
-    Capacidad de mantenerse neutral incluso en situaciones en que sus convicciones personales puedan inclinarle a tomar partido. Una persona no se convierte en mediador intercultural sólo por tener una titulación, sino que tiene que suponérsele a la persona ese talante, esa actitud abierta como un estilo de vida.

- Controlar la influencia de las expectativas:

-    Evitar el efecto «Pigmalión»
-    No confundir la identidad cultural con la uniformidad interpersonal porque nadie es igual a nadie aunque sea de la misma etnia, la misma cultura, el mismo país, el mismo pueblo o la misma familia.
-    Considerar que las expectativas previas sobre las personas condicionan los procesos y que es importante madurar en esa percepción de lo diverso.
-    Trabajar por la autonomía de las personas y no por la depencia.
-    Buscar la máxima simetría en las relaciones interpersonales.
-    Entrar en un proceso de aculturación recíproca, es decir, estar en disposición de efectuar un cambio personal producto de la relación con otras personas.
 
Características profesionales (las aptitudes)

En cuanto a las aptitudes profesionales, el educador debe de tener conocimientos en técnicas de análisis de la realidad, planificación de procesos de intervención social y técnicas de trabajo en grupo.

Para poder volver a tener una idea más completa de las características con las que tiene que contar un educador con inmigrantes vamos a fijarnos en unas características generales como las siguientes:

- Personas de ambos sexos: de forma que el equipo pueda contar siempre con la perspectiva de género y con los profesionales adecuados para cada ocasión. Pensemos que pueden darse casos especiales como un maltrato a una mujer en que ésta se sienta más cómoda halando con otra mujer, o al contrario, un caso de intervención entre un conflicto padre e hijo, donde el padre se sienta más a gusto tratando con un hombre.

- Personas originarias de diversas áreas políticas y culturales: para favorecer la interculturalidad desde dentro del equipo de mediadores.

- Personas con distintas disciplinas de procedencia: ya que se aportan distintas perspectivas sobre el trabajo con inmigrantes, así se pueden contar con trabajadores sociales, antropólogos sociales, psicólogos, educadores sociales...

- Personas con distintas experiencias vitales: Educadores de distintas edades o que ellos mismos hayan vivido la experiencia de la inmigración.

La formación

En cuanto a su formación específica, decir que es recomendable personas con titulación de grado medio o superior (este requisito es deseable aunque no es imprescindible) y con formación especializada en inmigración y disciplinas relacionadas con la intervención social.

No es suficiente con actitudes positivas. El trabajo de intervención social, sea en el ámbito que sea, en este caso con población inmigrante, requiere conocimientos sobre:

- Teoría y técnicas para la intervención social: es decir, los fundamentos metodológicos que le permitan conocer mejor la realidad en la que va a ejercer su trabajo y ejecutarlo con el mayor nivel posible de eficacia y coherencia con los objetivos. Se trata por tanto de conocer las técnicas sistematizadas de análisis de la realidad, planificación y evaluación de procesos de intervención social, así como de trabajo con grupos (comunicación, habilidades sociales, resolución de problemas, etc.).

- Información específica que requiere el trabajo con población inmigrante: aspectos legales, normativos, etc., recursos sociales que pueden utilizarse, vías de canalización de casos concretos...

La experiencia

La experiencia que debe o no tener un educador, siempre puede ser algo debatida y cuestionada, porque no podemos afirmar que deba ser algo obligatorio, aunque si podemos decir que preferible. Por lo que la experiencia específica podría ir relacionada con:

-    Personas con experiencia en participación e intervención social y actividades interculturales.
-    Profesionales con conocimientos en inmigración en España.
-    Personas con aptitudes suficientes para dinamizar grupos.
-    Profesionales con dominio del castellano y conocimiento de los idiomas más hablados por los colectivos de inmigrantes.
-    Personas con capacidad para redactar informes sintéticos y claros.

Habilidades

- Habilidad de empatizar:

Es decir, de ponerse en el lugar del otro. La capacidad de reconocer y compartir los sentimientos (emociones, afectos) de otra persona. Es la capacidad  de entender cómo piensa y siente otra persona sin que sea preciso estar de acuerdo con ella ni confundirse o identificarse con su situación actual. Es una habilidad muy importante para cualquier profesional, sobre todo del ámbito social, para promover en dos partes el entendimiento y la comprensión, pensando en los sentimientos del que tenemos a nuestro lado.

Esta habilidad tiene como objetivos:

-    Recoger la emoción del otro.
-    Mostrar nuestro interés.
-    Conectar con sus sentimientos.
-    Entender desde donde se habla.

Esta habilidad debe utilizarse para:

-    Ganar la confianza del otro.
-    Para detectar estados emocionales.
-    Para reducir la hostilidad.
-    Para enfrentarse al desánimo.

Una habilidad que va un poco más allá de la escucha activa es la de empatizar con el interlocutor. Mostrarnos empáticos ante los demás significa escuchar activamente sus emociones y sentimientos tratando de ponernos en su lugar y de esta forma entender los motivos de los mismos. Significa también mostrar preocupación cuando nos comunican algún problema, algún fracaso o algún síntoma de frustración.

La empatía puede servir tanto para ayudar a la otra persona a sentirse mejor como para conseguir un clima de mutua confianza que favorezca la comunicación y la resolución de problemas.

Para que la otra persona perciba que comprendemos sus sentimientos habría que:

-    Adoptar comportamientos no verbales similares al interlocutor. Por ejemplo, presentando una expresión facial apropiada a los sentimientos que transmite la otra persona (poner buena cara si transmite un sentimiento de satisfacción, cara de preocupación si transmite algún problema, etc.).

-    No restarle importancia a lo que la otra persona está sintiendo, es decir, reconocer la trascendencia de sus sentimientos. Por ejemplo, después de que nos planteen un grave problema no es aconsejable utilizar expresiones como «no te preocupes», «todo el mundo tenemos problemas»...

-    Utilizar expresiones de empatía tales como: «me doy cuenta de tu situación», «puedo entender que te sientas así»...

Hay que dejar claro que mostrar empatía hacia el interlocutor no significa estar de acuerdo con él. Es simplemente reconocer que tiene motivos para actuar como actúa o para sentirse como se siente. Por ejemplo, se puede comprender que en una situación de extrema tensión, un compañero de trabajo tire de un manotazo algún objeto de su mesa; pero el hecho de comprender esa reacción no significa que tenga nuestra aprobación y por tanto junto con un comentario en el que se exprese que se comprende su reacción habría que expresar otro que desapruebe su acción.

- Escucha activa:

Es la habilidad de escuchar con comprensión y cuidado; es decir, estar atentos a lo que nos están comunicando. La escucha activa consiste en esforzarse por comprender, lo más matizadamente posible, lo que las personas están expresando, y que esto se vea evidente para ellas. Hay distintos modos de realizar esta escucha activa:

-    Mostrar interés.
- Clarificar.
- Resumir.
- Parafrasear.

¿Por qué y para qué?:
   
-    Porque la persona que se siente escuchada se siente aceptada y a gusto.
-    Porque estás dando información de que le estás escuchando y que le estimulas a continuar comunicándose.
-    Porque te puedes permitir llegar al fondo de los problemas.
-    Porque si escuchas es más probable que te escuchen.
-    Porque haces que los conflictos sean menores y mejore el clima social.
-    Porque muestras un modelo de habilidad de comunicación que va a ser observado y posiblemente imitado.

¿Cuando?:

-    Cuando muestran deseos de querer comunicarnos algo.
-    Cuando deseamos motivar para que el interlocutor hable.
-    Cuando deseamos conocer a alguien o saber cuál es el problema.
-    Cuando nos informan de algo que consideran muy importante.
-    Cuando estamos ante sentimientos y palabras agresivas y queremos que disminuyan.
-    Cuando deseamos calmarle y crear una relación positiva.
-    Cuando estamos comunicando o informando de algo y nos interrumpe o muestra señales de querer hablar.

¿Cómo?:

1. Pensando que:

-    Lo único que existe es la persona con la que estamos.
-    Podremos actuar mejor cuanta más información tengamos.

2. Observando a la otra persona para:

-    Saber lo que está diciendo.
-    Saber lo que está sintiendo .
-    Saber el momento en que desea que hablemos y terminemos con nuestro papel de escuchar.

3. Con gestos y con el cuerpo:

-    Con una postura activa.
-    Mirándola.
-    Con un gesto de «atención».
-    Estimulándole a hablar: moviendo la cabeza, tomando notas si es necesario...
-    Usando un tono y volumen de voz adecuados.


4. Con palabras:

-    Estimulándole: «ya veo», «uh, uh», etc.
-    Utilizando expresiones de resumen: «si no te he entendido mal...», etc.

5. Evitando hacer algunas cosas mientras escuchamos:

-    No interrumpir, no juzgar, no ofrecer ayuda o soluciones prematuras.
-    No rechazar lo que otra persona está sintiendo diciéndole cosas como «no te preocupes» o «calma», no contar «tu historia» mientras la otra persona necesite hablarte.
-    No contraargumentar; por ejemplo, te dicen «me siento mal» y respondes «yo también». Evitar el «síndrome del experto».

- Estructurar:

Es una habilidad que puede  utilizar el educador para llevar la conducción cuando existe comunicación entre el educador y la persona inmigrante. Consiste en realizar intervenciones encaminadas a mantener el orden y la dirección en una conversación para alcanzar unos objetivos específicos dependiendo del momento, gestionando el flujo y la intensidad de la comunicación para aliviar un conflicto.

- Utilización de «mensajes yo»:

Es un mensaje que se envía en primera persona por lo que define el origen personal de los sentimientos que se sienten («yo me siento mal») como de las opiniones que se tienen («opino que...»; o de las preferencias, «me gustaría que...»).

Todos tenemos derecho a expresar nuestras opiniones, deseos y sentimientos respetando a la otra persona con la que nos estamos comunicando.

Los mensajes «TU», por el contrario, atribuyen a tu interlocutor/a tus opiniones, tus sentimientos o los cambios de tu conducta.

¿Por qué y para qué?:

-    Porque al enviar «mensajes YO», tus opiniones, deseos y sentimientos son más dignos de crédito y tiene mayor posibilidad de ser tenidos en cuenta.
-    Porque adoptas una actitud democrática y de respeto que incita al compromiso y a la participación.
-    Porque tienes necesidades y problemas que no puedes resolver ni con escucha activa ni ignorándolas. Es preciso tomar parte activa, lograr que tus problemas se resuelvan y las necesidades sean satisfechas.
-    Porque los «mensajes YO» promueven o facilitan en nuestro interlecutor la disposición a cambiar a no dañar la relación.
-    Porque te conviertes en un modelo competente

- Ser positivo y recompensante:

Es la habilidad para incentivar y animar. Incentivando y mostrando resultado positivos conseguimos que las personas repitan los comportamientos que han dado lugar a esa respuesta.

¿Por qué y para qué?:

-    Te convierte en una persona significativa y digna de confianza.
-    Influyes en el cambio del otro/a y reduces resistencias.
-    Te conviertes en un modo a imitar.
-    Elevas tu autoestima y la de los demás.
-    Porque contrarrestas la tendencia a centrarse en aspectos negativos y pones de relieve sus puntos fuertes.
-    Aumentas su motivación para el cambio.

¿Cómo?:

-    Administrando algo recompensante después de que se haya producido un comportamiento deseado.
-    El recurso más económico es el reconocimiento, el elogio honesto.

¿Cuándo?:

-    Cuando queremos desarrollar hábitos y costumbres.
-    Cuando deseamos informar y guiar a nuestro/a interlocutor/a acerca de las cosas que nos agradan de su comportamiento.
-    Cuando deseamos generar emociones positivas.
-    Cuando deseamos crear un clima favorable para la negociación y para el cambio.

- Decir no:

Decir «NO», puede ser enormemente difícil. Existen muchas y muy diversas razones por las cuales resulta tan complicado. A ciertas personas simplemente les gusta complacer a los demás y piensan que decir «NO» sería una respuesta inoportuna. Otros tienen miedo a la reacción agresiva que el «NO» podría provocar. Por otra parte, algunas personas no se paran a pensar ni son realistas acerca de lo que son capaces de cumplir. Sea cual fuere el motivo, a muchas personas decir «NO» les resulta imposible.

Si la primera reacción de alguien es decir «NO», es importante pararse a pensar por qué se quiere decir «NO». Si se cree que es la respuesta adecuada, debería buscarse la fórmula de decirlo lo más directamente posible, sin dar excusas ni andarse con rodeos, ni ofrecer explicaciones interminables. La clave para dar un «NO» asertivo estriba en recordar que se tiene derecho a decir «NO» sin tener sentido de culpabilidad.

Decir «NO» con firmeza y de forma razonable es bastante aceptable para la mayoría de las personas, y mucho más lógico que el hecho de tener que defraudarles más tarde. Para ciertas personas, puede ser de ayuda pararse a pensar en qué circunstancias y a qué tipo de personas les resulta difícil decir «NO»:. ¿Cuándo los amigos piden un favor?, ¿cuándo un superior les manda realizar trabajos que no les corresponden?, ¿cuándo les piden limosna?... Decir «NO» se hace más fácil con la práctica y evita muchas preocupaciones y falta de autoestima a posteriori. Vale la pena intentarlo.







Imagen curso mediador interculturalCurso a distancia: MEDIADOR SOCIAL INTERCULTURAL (Educador/a con Inmigrantes)
Duración: 200 horas.
Matrícula abierta todo el año.
Diploma acreditativo, con nº de horas, contenidos desglosados y calificación obtenida.


¡¡Oferta hasta nuevo aviso!!


OBJETIVOS GENERALES DEL CURSO:

Objetivos generales que pretendemos conseguir con el desarrollo de este Curso:

- Facilitar el conocimiento sobre los distintos tipos y corrientes migratorias, así como sus causas, con el fin de tomar conciencia de ese mundo diferente y actuar de forma responsable ante esa realidad.
-Observar y conocer la evolución que ha tenido la inmigración a lo largo de la Historia.
- Potenciar la diversidad cultural y el descubrimiento de otros valores culturales.
-Conocer los rasgos principales que envuelven a los colectivos de población inmigrante en España: características sociodemográficas, prácticas culturales y categorías de vida.
-Facilitar al alumno unos conocimientos básicos que le ayuden en su práctica profesional.
-Conocer la mediación social intercultural como metodología de intervención con población inmigrante.
-Aproximarnos al significado de la Convivencia Intercultural.
-Conocer las habilidades y funciones del Educador/a, así como la metodología de intervención en situaciones de conflicto en los diferentes ámbitos de actuación.
-Conocer el marco institucional en materia de inmigración.
- Aprender a afrontar los conflictos de forma positiva.

imagen guia didactica curso mediador intercultural



FICHA DE MATRICULA para cualquier curso

Solicitar mas informacion




Tambien para Latinoamerica






imagen animacion servicios educativos y tiempo libre
ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE
Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as


formacionadistancia@yahoo.es


http://animacion.synthasite.com

Apartado 3049 -36205 VIGO - España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03






Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger
Instagram




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...